Esposa del bloguero saudí Badawi recibe premio Sájarov en su nombre

0
47
views

*Ensaf Haidar, esposa del bloguero saudita Raif Badawi condenado en su país a mil latigazos por “insultar al islam”…

Estrasburgo. Ensaf Haidar, esposa del bloguero saudita Raif Badawi condenado en su país a mil latigazos por “insultar al islam”, recibió este miércoles el premio Sájarov a la libertad de conciencia que el Parlamento Europeo otorgó a su marido.

“Pido aquí nuevamente al rey Salmán que indulte a Raif Badawi y que lo libere sin condiciones e inmediatamente”, declaró ante el pleno el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, antes de entregar el galardón.

Muy aplaudida por los eurodiputados, Ensasf Haidar, que viajó desde Canadá en donde se encuentra refugiada, subrayó que su marido constituye “una voz libre en el país del pensamiento único”.

“En nuestros países un pensamiento libre y lúcido es considerado como una blasfemia, es la ideología de algunas sociedades árabes”, lamentó.

Según Haidar, “la sociedad (saudita) vive bajo el yugo de un régimen teocrático, que sólo pide a la gente servitud”.

La Eurocámara otorgó a Raif Badawi el premio Sájarov el 29 de octubre.

Mil latigazos

Badawi, de 31 años, bloguero, cofundador del sitio Red Liberal Saudí, un foro de discusión en internet, fue encarcelado en 2012 después que en el mismo se criticara a la policía religiosa saudí.

A fines del año pasado fue condenado a diez años de prisión y a 50 latigazos por semana durante veinte semanas por “insultar al islam” en este reino ultraconservador, cuna del wahabismo (una versión rigorista del islam), una pena denunciada por la ONG Amnistía Internacional (AI) como “escandalosamente inhumana”, al igual que por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

El saudita recibió una primera sesión de latigazos el 9 de enero, provocando indignación a escala mundial. Los castigos siguientes fueron pospuestos por razones de salud primero y luego sin motivos precisos.

A fines de noviembre el ministro de Relaciones Exteriores saudí, Adel al Jubeir, indicó en una conferencia de prensa en ocasión de una visita a Riad de su homólogo austríaco, Sebastian Kurz, que el caso de Badawi “aún estaba en la justicia” y que era “el tribunal el que debe pronunciarse”.

Dos días después, el 28 de noviembre, el secretario de Estado suizo para las Relaciones Exteriores, Yves Rossier, indicó que la sentencia contra Badawi había sido suspendida.

“Un procedimiento de indulto está en curso ante el jefe de Estado, es decir el rey Salmán ben Abdelaziz al Saud”, dijo en una entrevista con el periódico La Liberté, de Friburgo, precisando que evocó el caso en ocasión de su visita a Riad esa semana.

Silencio de la diplomacia europea

Amnistía Internacional, crítica con la UE, señaló en un comunicado que este premio “pone bajo los focos la inacción de la Unión Europea frente a las violaciones de los derechos humanos en Arabia Saudita”.

“La decisión del Parlamento Europeo contrasta con el silencio ensordecedor de la diplomacia europea, que hasta la fecha no sólo falló al no responder a las violaciones de los derechos humanos en Arabia Saudita sino que ni siquiera pidió la liberación inmediata y sin condiciones de Raif Badawi”, agregó la organización.

Schulz afirmó ante el pleno que “ningún comercio petrolero o de armas nos va a impedir luchar por los derechos humanos”.

También recordó el caso del joven Alí Mohamed al Nimr, condenado a muerte por haber participado en las manifestaciones de la “primavera árabe” en 2012, cuando tenía 17 años.

“Éstos son sólo algunos de los numerosos casos de violaciones de los derechos humanos”, señaló Schulz, pidiendo a Riad que cese “esta represión sistemática”.

En los diez primeros meses de 2015, según indicó en octubre AI, 151 condenados fueron ejecutados, la cifra más importante desde las 192 ejecuciones alcanzadas en 1995.

El premio Sájarov a la libertad de conciencia, llamado así en honor al científico y disidente soviético Andrei Sájarov, fue creado en 1988 por el Parlamento Europeo para rendir homenaje a personas u organizaciones que han dedicado sus vidas o acciones a la defensa de los derechos humanos y de las libertades.

En 2014, el médico congoleño Denis Mukwege fue galardonado en reconocimiento a su trabajo a favor de las mujeres víctimas de violencia sexual en la República Democrática del Congo.

La joven paquistaní Malala Yusafzai lo recibió en 2013 para recompensar su combate por el derechos de todos los niños a la educación.

Entre los otros galardonados figuran los disidentes cubanos Guillermo Fariñas (2010) y Oswaldo Payá (2002), el movimiento cubano “Damas de Blanco” (2005), el disidente chino Hu Jia (2008), la líder opositora birmana Aung San Suu Kyi (1990) y el colectivo argentino Madres de Plaza de Mayo (1992).